Resiliencia

SONY DSC

Un día hablando del sufrimiento y el dolor con una persona muy querida me preguntaba si como seres humanos ¿podríamos dejar de sufrir del todo?  (Refiriéndome al sufrimiento como cualquier incomodidad o adversidad psicológica que nos surja en la vida) y ella respondía que cuando has tenido un evento tan traumático como la pérdida de un ser amado nunca dejarías de hacerlo, es decir, el dolor y el sufrimiento te acompañarían por el resto de tu vida. 

La ligereza y afirmación de su respuesta no fueron nada convincentes para mí en ese entonces, porque como todo en la vida debes atravesar por diferentes circunstancias para encontrar el significado de tal experiencia. 

Entonces me preguntaba por el sentido real del sufrimiento. 

Para esta persona mi curiosidad por la vida resultaba un tanto molesta, llegando a la afirmación de que hay cosas que no debes cuestionarlas ni buscarlas significado. 

¿Cuál es el sentido de mi existencia, si no  es el llegar a su fondo?

Así fue cuando me encontré sumergido en un profundo sufrimiento y dolor algo indescriptible, esa fuerza poderosa que lucha por salir desde el centro del pecho o talvez desde el corazón -me gusta que en el idioma rumano corazón se diga INIMA que proviene de Anima, es decir de la estrecha relación entre el corazón y el alma- un profundo dolor se regaba en cada parte de mi cuerpo, podía sentirlo, fluyendo por la sangre y expandiéndose. 

De repente todo se iba poniendo gris y sombrío desde las esquinas hasta el centro de lo que veía, toda esa fuerza luchando salir hacia fuera, tanto que mi cuerpo casi se desvanecía, por un momento pensé que sucedería en cualquier instante, notas disonantes iban y venían como imágenes y pensamientos.

Sabía que ninguna treta de la mente podría sacarme de esto, sabia que estaba ante un evento que no podría eludirlo; respiré y esperé a que toda esa intensidad se calmara y así pudiera pensar con claridad. 

Los días seguidos a este eran igual de grises, sin color y la verdad no tenía la esperanza de que cambiaran. 

No soy una persona de dormir mucho pero sabía que debía hacerlo, las horas pasaban y mi cuerpo solo parecía querer estar en un estado adormitado y yo solo me limitaba a observar este proceso de lejos, no quería que la mente se encargará de ello y luego busque huir o evitarlo. 

Existe una filosofía japonesa llamada Wabi-Sabi, que nos invita a encontrar el significado de lo transitorio, y que gran parte de nuestro sufrimiento es por estar en contra de esa ley básica y universal de la impermanencia  y el cambio constante como un flujo eterno. 

Muchas veces mis intentos fallaron, la culpa la desesperación la incertidumbre marcaban mis días, quería que esto termine y se diluya pero esto no funcionaría así, de hecho al entender que ese deseo reforzaba el dolor es que comencé a comprender el contenido del sufrimiento. 

Me alejé de todo, inconscientemente no quería encontrar puerto seguro alguno, sabía que mi encuentro con el dolor era algo inevitable. 

Y pasó, poco a poco se revelaba su contenido, no como algo externo si no como parte de mi, ya no quería que se vaya sino más bien que siga mostrándome su interior, hubieron días más grises q otros debía prestar atención a cosas que no quería mirar, el infortunio de la pérdida era evidente, el vacío de lo que no está, dolía.

Escuché a alguien decir que Dios quiere que seamos felices, pero me llevo las palabras de CS. Lewis que planteaba que si existiese un dios todopoderoso querría que toda su creación sea feliz, pero como sabemos de antemano, que esto no es así, entonces se planteaba la duda de que este dios carece ya sea, de poder o de bondad o ambas cosas. 

Talvez el sufrimiento existe en relación a algo ya sean experiencias, personas o cosas en otras palabras si algo de esto se nos arrebata existirá dolor, pero me pregunto ¿qué somos si no es esa amalgama de eventos, libros, amigos, eventos, películas, frases, lugares?  Todo ello confluido en lo que este instante somos. 

Creo que la adversidad trae sus regalos al estar en ella y así mismo el ver su naturaleza inevitable nos hará comprender la existencia e ir más allá de nosotros mismos, sacarnos de la esquina de nuestra cama y lanzarnos por la ventana para caer aparatosamente en el conocimiento de uno mismo y trascender.

Anuncios

Resiliencia

Minientrada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s